Frida Kahlo 180 Valle Oriente
+52 (81) 83687941 ext. 2570

ARTICULACIONES

Especialidad en Traumatología y Ortopedia

Hombro

La bursitis del hombro es sinónimo de bolsa, cuya función es la de separar al hueso del acromion con los tendones del manguito rotador. Comúnmente se le denomina también bursa subacromial por su situación anatómica.

Es una inflamación de esta estructura y se debe a diversas causas, por ejemplo un pinzamiento subacromial por desgaste del hombro, un traumatismo, una actividad repetitiva, por tendinitis del hombro o por una infección del hombro entre otras causas.

Los síntomas de la bursitis de hombro son dolor que se puede irradiar hacia el cuello o hacia el brazo o bíceps. El dolor suele empeorar al realizar movimientos como flexión o abducción, inclusive con movimientos sutiles como peinarse o abrocharse el sostén.

Tendinitis de hombro es un termino ampliamente utilizado en el consultorio del ortopedista, y generalmente hace referencia a los tendones del “manguito rotador”, los músculos por los cuales somos capaces de levantar, flexionar, extender, y rotar el hombro son estos mismos.

Se debe a diversas causas como bursitis, pinzamiento de hombro, actividades repetitivas (lanzador de pelota, jugar golf, cargar a un bebe etc), contusiones, torceduras, sobreesfuerzos entre otras.

Los síntomas de tendinitis son dolor que puede ser anterior o posterior y que puede dirigirse al cuello o al brazo. También el paciente presenta limitación para realizar actividades tan simples como comer o levantar el brazo para peinarse. El dolor generalmente es nocturno.

Los músculos que componen al manguito de los rotadores son 4: subescapular, supraespinoso, infraespinoso y redondo menor, cuya función es la de flexional, extender, abducir, (levantar) y rotar al hombro respectivamente.

Se debe a diversas causas como, pinzamiento de hombro, artrosis acromio-clavicular, actividades repetitivas del hombro, traumatismos de hombro o sobreesfuerzos entre otras causas.

Los síntomas van desde dolor para movilizar el hombro en actividades de la vida diaria como cepillarse los dientes, hasta incapacidad para mover el hombro. El paciente refiere dolor al levantar el hombro por arriba de la cabeza y movimientos súbitos pueden ser muy dolorosos. El dolor nocturno es una característica.

El diagnóstico se realiza clínicamente con el signo de abducción dolorosa del hombro (Se levanta el hombro por encima de la cabeza y causa dolor), fuerza limitada del hombro, o limitación de los movimientos (hombro congelado), y se confirma con estudios como radiografías, ultrasonido, tomografía computada, o resonancia magnética nuclear.

Hombro congelado es sinónimo de “capsulitis adhesiva”, cuya condición médica se refiere a la limitación mecánica de los arcos de movimiento del hombro, rotación externa- interna, abducción, aducción, flexión y extensión respectivamente. El padecimiento puede ser primario o idiopatico, es decir de causa desconocida, o secundario, como por ejemplo un traumatismo, una fractura, bursitis subacromial, pinzamiento subacromial, lesión de manguito robador, o algún procedimiento quirúrgico previo.

Los síntomas de hombro congelado se caracterizan por la limitación de la movilidad del hombro acompañada de dolor la mayoría de las veces, aunque no siempre, por lo tanto, el paciente empieza a utilizar el hombro contrario al afectado lo que agrava aún más el padecimiento.

La articulación de hombro está conformada por la glenoides y por la cabeza del humero por otro lado. Es una articulación que por su configuración anatómica poco constreñida permite arcos de movimiento muy extensos. Es por esta razón que la luxación de hombro sea uno de los padecimientos más comunes en la sala de urgencias.

El mecanismo de lesión consiste en un traumatismo, caída y rotaciones forzadas del hombro. La luxación más frecuente es la posterior (de la cabeza humeral respecto a la glenoides).

El diagnóstico se realiza clínicamente por el médico especialista y se confirma mediante rx de hombro. Ocasionalmente se solicita un TAC para descartar una fractura. La resonancia magnética nuclear es un estudio que también solicitamos de forma tardía para valorar el daño a estructuras blandas, como labrum, ligamentos, complejo capsular etc.

La luxación acromioclavicular, es la lesión que se produce en el hombro cuando los ligamentos y la cápsula de dicha articulación se rompen parcial o totalmente.

El mecanismo de lesión se produce de forma directa cuando se recibe un traumatismo directamente en la zona lateral de hombro, por ejemplo, una caída sin meter las manos. El mecanismo indirecto es cuando la fuerza del traumatismo se pasa a través de la palma hacia el brazo y el hombro respectivamente, por ejemplo, al caer corriendo que se interponen las manos.

El diagnóstico es clínico inicialmente y se puede detectar una protuberancia en la parte superior del hombro a nivel de la clavícula, la cual es dolorosa al movimiento y al tacto, (signo de la tecla). Se confirma mediante rx para valorar el grado de luxación. Siempre vale la pena realizar una resonancia magnética de hombro para descartar lesiones asociadas.

La artroscopia de hombro es una cirugía de mínima invasión también denominada microcirugía, ya que al contrario de las cirugías convencionales en las cuales era necesario realizar heridas grandes en el hombro, se utilizan pequeñas heridas llamadas “portales”.

La utilización de este procedimiento ha ido en aumento ya que tiene varias ventajas respecto a la cirugía estándar, por ejemplo, recuperación más rápida, con menos dolor y morbilidad. Los procedimientos se pueden efectuar ambulatorios.

Se pueden realizar varios procedimientos de los diagnósticos más frecuentes como lo son: Ruptura de manguito rotador, pinzamiento subacromial, bursitis subacromial, hombro congelado, artrosis acromioclavicular, luxación acromioclavicular, luxación de hombro entre otras.

Cadera

El dolor de cadera se presenta generalmente a nivel de la ingle y es ocasionado por la fricción de los huesos que forman la cadera como lo son el acetábulo (copa) y el fémur (bola), este dolor es muy común en pacientes que son jóvenes, adultos jóvenes y que a su vez son muy activos y que practican algún deporte.

El pinzamiento femoroacetabular es una imperfección anatómica en la cadera causada por una deformidad en el acetábulo o en el fémur, que ocasiona un contacto o fricción anormal entre las dos estructuras óseas, al realizar ciertos movimientos; Se presenta comúnmente en pacientes jóvenes y activos; Cuando es crónico se puede manifestar un intenso dolor de cadera y/o dolor de ingle y puede ser necesario una artroscopia de cadera (o cirugía de cadera) para corregirlo.

Los síntomas del pinzamiento femoroacetabular generalmente producen dolor de cadera y/o dolor de ingle, pero es común confundirlo fácilmente con otros padecimientos como hernias, cólicos, ciática, síndrome facetaría, etc.
El dolor de cadera o dolor de ingle suele presentarse con movimientos de rotación interna y aducción con la cadera flexionada a 90°, a esta prueba se le conoce como test de pinzamiento.

El Labrum es un cartílago o rodete que nace del acetábulo o copa que rodea la cabeza del fémur, las funciones del labrum son las de proporcionar estabilidad a la cadera, formar líquido sinovial, así como proporcionar nutrientes en el cartílago y dar propiocepción a la cadera. El tratamiento de una lesión de labrum menor puede consistir en una terapia conservadora, en caso de ser más grave el paciente deberá someterse a una artroscopia de cadera.

La rotura de labrum o lesión de labrum se presenta comúnmente en pacientes jóvenes y adultos mayores que son activos físicamente y que realizan deportes en los que se involucran flexiones y rotaciones repetitivas de cadera. Cuando existe una lesión de labrum los pacientes pueden sentir dolor en la nalga o dolor anterior de cadera dolor inguinal, dolor en C de la cadera, dolor y limitación al sentarse, dolor en la nalga y dolor al realizar actividades deportivas.

El Ligamento Redondo o Ligamento de Teres es un ligamento muy parecido al ligamento cruzado anterior de la rodilla, se encuentra en el interior de la cadera adherido a la cabeza del fémur y el acetábulo o copa, una lesión o rotura de ligamento redondo puede limitar los movimientos de la cadera y puede ser necesaria una artroscopia de cadera o una infiltración de cadera para reparar el daño.

En nuestra experiencia las lesiones del Ligamento Redondo se presentan comúnmente en pacientes jóvenes, adultos mayores que son activos físicamente y que realizan deportes en los que se involucran flexiones, rotaciones repetitivas de cadera e hiperabducciones.

Los síntomas de una rotura de Ligamento Redondo son los de dolor anterior de cadera, dolor inguinal, dolor en C de la cadera, dolor en la parte lateral y posterior o dolor en la nalga, muchas ocasiones el paciente presenta datos de inestabilidad (sienten que la cadera se sale o luxa).

Es el padecimiento en el cual el tendón del psoas iliaco pinza o pellizca en el interior de la cadera a esto se le llama “Coxa Saltans interna” y el paciente refiere como un brinco en el interior de su ingle o siente que la cadera se luxa o sale de lugar.

Es el padecimiento en el cual el tendón llamado banda iliotibial pinza o pellizca en el interior de la cadera a esto se le llama “Coxa Saltans externa” y el paciente refiere como un brinco en la parte lateral de la cadera o siente que la cadera se luxa o sale.

Rodilla

El dolor de rodilla puede ser originado por múltiples causas, de tipo biomecánicas, así como metabólicas, autoinmunes o inclusive neurológicas.

Dentro del tipo biomecánicas se encuentran las lesiones más comunes como las mariscales, de cartílago, ligamentarias, repliegues sinoviales y cuerpos libres.  Por ejemplo, la osteoartritis es debida a un desgaste del cartílago por sobreuso, o por mala alineación de la rodilla.

La osteoartritis es un padecimiento muy común en la población a nivel mundial. Se define como una enfermedad degenerativa en la cual se produce desgaste de cartílago en las articulaciones, lo cual condiciona dolor y mal funcionamiento de las mismas.

La rodilla en este caso es una da las articulaciones que con mayor frecuencia sufren de osteoartritis, sin embargo, prácticamente cualquier articulación puede ser afectada.

Los síntomas de la osteoartritis en la rodilla son, dolor, rigidez, deformidad articular, limitación de los movimientos de flexión y extensión, fuerza disminuida con atrofia muscular, contracturas musculares a nivel de muslos, pantorrillas, y parte posterior de la rodilla, dificultad progresiva para realizar ciertas actividades, como por ejemplo subir y bajar escaleras, encuclillarse.

La causa son el sobre uso, la mal alineación de rodilla, las lesiones articulares, la edad avanzada y el sobrepeso.

La tendinitis de rodilla constituye un diagnóstico frecuente en la consulta del ortopedista. La rodilla está conformada por varios tendones entre otras estructuras. Se refiere a la inflamación aguda de un tendón, mientras que tendinosis hace referencia a una inflamación crónica del mismo.

Las causas de tendinitis de rodilla suelen ser por sobreuso, sobrepeso, mala alineación de rodilla, por hacer ejercicios sin realizar estiramientos, por realizar ejercicios de impacto como correr, saltar sin el entrenamiento previo o sin haberlo hecho de forma gradual. El calzado no adecuado en la actividad deportiva o en la vida

Los tendones de la rodilla que mayormente son afectados, son el tendón rotuliano (rodilla de saltador o tendinitis rotuliana), tendinitis de la banda ileotibial (fascitis), tendinitis de la pata de ganso.
Los síntomas son dolor de la rodilla, aumento de volumen,  dificultad para realizar actividades tan simples como caminar de forma natural.

Los meniscos son estructuras en forma de semi luna ubicadas en la zona medial y lateral de la rodilla insertados en la superficie de la tibia. La función de los meniscos, entre otras cosas, es la de adaptar el fémur con la tibia. Además, fungen como soporte y suspensión para la rodilla.

Su integridad es de suma importancia para un buen funcionamiento de la rodilla. La lesión de los meniscos generalmente es dolorosa, y se debe a algún traumatismo, torcedura en varo-valgo o rotacional de la rodilla. La lesión de meniscos también puede ser por causas degenerativas, como el sobreuso o la edad avanzada del paciente.

Los síntomas de lesión meniscal son:  marcha claudicante o alterada, dificultad para subir o bajar escaleras, inflamación de la rodilla, dolor en la zona medial o lateral de la rodilla, dolor en la parte posterior de la rodilla, incapacidad para encuclillarse. Ocasionalmente puede haber derrame de líquido sinovial.

El Ligamento cruzado anterior (LCA) se encuentra en el interior de la rodilla y es un ligamento que proporciona una fuerte estabilidad y a su vez evita que se luxe o salga de su lugar, por lo que una lesión de ligamento cruzado anterior provoca muchas molestias para el paciente.

La lesión de ligamento cruzado anterior se presenta comúnmente en pacientes jóvenes o adultos mayores que dedican gran cantidad de tiempo a la actividad física o que realizan deportes en los que se involucran alto impacto.

Los síntomas de una rotura de ligamento cruzado o una lesión de ligamento cruzado anterior son: inestabilidad de rodilla, el paciente siente que la rodilla se va o se sale de lugar, bloqueo o atrapamiento, tronido en la rodilla y limitación importante al realizar deporte o actividad física.

La rótula es un hueso sesamoideo esponjoso ubicado en la parte más anterior de la rodilla.

Debido a la localización y biomecánica compleja de la rótula, ésta presenta múltiples padecimientos que originan dolor en muchos pacientes.

Una de las causas más frecuentes de dolor de la rótula es la condromalacia, que es un padecimiento en el cual el cartílago sufre reblandecimiento y desgaste prematuro, generalmente por mala alineación del mecanismo extensor de la rodilla. El paciente siente que la rodilla “le truena” al realizar actividades como subir y bajar escaleras, enculillarse o permanecer periodos prolongados sentados.

¿requiere asistencia?
Dr. González Bazaldua

Distinguido Traumatólogo en Monterrey y a nivel nacional, por su práctica clínica y su labor de investigación en el campo de la Medicina Regenerativa.

Dirección

Hospital Ángeles Valle Oriente
Frida Kahlo 180 Valle Oriente, San Pedro, Garza García, N.L., México.

TELÉFONOS

Consultorio: 409 +52 (81) 83687941 ext. 2570
Emergencias: 818-099-9311
WhatsApp: +52 1 (81) 80-999-311

Horarios

Lunes – Viernes: 9:00 – 18:00
Sábado: 11:00 – 17:00